Un viaje sin regreso (Relatos cortos)

Rachel ya no podía continuar con aquélla historia así que tomó una decisión drástica. Decidió desaparecer definitivamente, marcharse lejos y empezar de cero en otro lugar.

– No te vayas… – dijo Tom con lágrimas en los ojos

– La decisión está tomada. No hay nada que me ate aquí… – apartó la mirada de la de él…

– Tienes una familia que te quiere, unos amigos que te adoran, un trabajo que te necesita. Y…un hombre que te ama. – se acercó a ella pero Rachel se alejó de él.

– No te acerques a mi, Tom. Lo nuestro terminó. – Intentaba mantener el tipo y no derrumbarse.

– Te amo demasiado como para dejar que te vayas..No lo puedo permitir – Se le acercó nuevamente y trató de besarla. Pero ella seguía rechazando aquel beso. Sabía que si él la besaba no sería capaz de marcharse de allí.

– Olvídate de mi y de lo que vivimos. Déjame ir… – lo alejaba, le empujaba para que no se le acercara porque ella seguía enamorada de él. Cada parte de su cuerpo se encendía cuando estaba cerca de él.

– Iré a buscarte, no importa lo lejos que te marches, no importa el tiempo que pases fuera. No voy a dejar de amarte. – Tom la agarró y la besó. Ambos derramaron lágrimas de amor y de dolor. Rachel respondió al beso pero en una fracción de segundo se apartó de él.

– No hagas esto más difícil. Tú ya me perdiste.. Adiós Tom – se dio media vuelta y se alejó rápidamente de aquel lugar.

Tom estaba hundido. Sabía que él era el único responsable de que su amor decidiera olvidarle pero no iba a permitir que nada los separara porque amor como el de ellos no se daba todos los día. Aquel sentimiento era eterno y mágico. Lucharía por ella hasta que ella confiara en él, nuevamente.

El vuelo de Rachel estaba a punto de despegar. Ella se encontraba sentada en su asiento. Sus pensamientos le atormentaban, estaba destrozada y con el corazón desgarrado. En el asiento de enfrente había un chico con su hijo pequeño. Ambos reían. En el asiento de al lado, había una pareja. De un momento a otro, el chico se levantó del asiento y se arrodilló ante su novia y le pidió matrimonio y le declaró su amor frente a todos los pasajeros. Rachel se emocionó y se dio cuenta de que aquello jamás le ocurriría a ella. Mientras el avión despegaba, ella miraba a través de la pequeña ventanilla que se encontraba a su lado izquierdo. Soñaba con que Tom apareciera y la detuviera. Pero lo único que encontró fue una imagen que se iba difuminando poco a poco dejando atrás su ciudad natal y sus recuerdos…

primervuelo1

Tom, como loco, fue en busca de su amada hasta el aeropuerto pero todo estaba en su contra. A pesar de sus intentos por deternarla, llegó tarde pues el vuelo ya había despegado. Y sólo le quedaba la imagen de un avión alzándonse en el aire y la angustia de que en él viajaba la mujer que amaba.

FIN

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s