Seguir el camino (relatos cortos)

Rachel había pasado un año muy complicado.

Su padre había caído enfermo, había perdido a su fiel amiga canina, había sido decepcionada en la amistad y le habían roto el corazón haciendo de ella una mujer con una profunda pena dentro de su alma. Sintió tanto dolor que acabó enfermando.

Rachel era una mujer aparentemente fuerte pero interiormente era extremadamente sensible y pasional. Sufría por todo aquello que en verdad amaba. En su día a día, la gente veía en ella una sonrisa que les iluminaba y a una mujer risueña. Lo cierto es que no fingía, lo era. Pues mostraba su faceta más alegre pero en su interior la cosa era bien distinta. Tenía un enorme vacío y el corazón encogido. Su dolor emocional se convertía en un dolor físico. Perdió el apetito, le palpitaba el corazón y le dolía, se sentía febril, tenía dolor de cabeza, se sentía sin energía. Definitivamente Rachel enfermó de dolor.

Los días transcurrían y la muchacha no se reponía. Derramaba lágrimas de dolor por la pérdida, la preocupación y la decepción. Deseaba recuperarse y dejar aquel estado.

Con el transcurso de los meses se iba sintiendo algo mejor y después de casi 1 año transcurrido del inicio de su pena, empezó a estar preparada para dejar a ciertas personas en el pasado, recuerdos en el olvido y seguir avanzando. 

M.V.M.

camino
Siguiendo el camino

Todo camino por más largo que sea comienza por un paso pequeño – autor desconocido –

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s